Bajo las siglas AAIM (Agentes Artísticos Independientes de Madrid) se reúnen distintos agentes que vienen desarrollando activamente estrategias innovadoras en la comprensión y la creación de cultura contemporánea en la Ciudad y la Comunidad de Madrid.

Integran AAIM asociaciones sin ánimo de lucro dedicadas a la gestión de proyectos de cultura contemporánea, coordinación de espacios, comisariado de eventos, edición de publicaciones, celebraciones de encuentros, emisiones de radio... En definitiva, generadores de acciones /realidades que involucran tanto a los agentes culturales como a los ciudadanos de a pié de modo horizontal y participativo, a los que mueve la necesidad de sacar a Madrid de la indiferencia y provocar cambios sustanciales en la implicación ciudadana con su propia cultura.



19.3.11

¡APOYEMOS LA CULTURA!


¡APOYEMOS LA CULTURA!
MANIFIESTO DE AAIM




La producción cultural independiente en Madrid convive en paralelo y entrelazada con otros modos de producción institucional o privada. Los agentes que la llevan a cabo lo hacen sin ánimo de lucro, desde la independencia y con la convicción de que sus actividades, a menudo invisibles, son necesarias para el desarrollo vital de la cultura de una ciudad, comunidad o país.

La cultura independiente se arriesga permanentemente al asumir producciones culturales de difícil garantía, que a la postre, acaban alimentando a otros circuitos comerciales o institucionales.

Frente a la rigidez institucional, la cultura independiente es flexible, permitiendo una producción cultural a veces imposible de realizar en otras áreas.

La flexibilidad, el riesgo y el contacto con la calle son tres ejes fundamentales para promover proyectos vivos, contemporáneos y experimentales. La existencia de estos proyectos es necesaria y debe contemplarse dentro de toda la maquinaria de producción cultural de una ciudad o país.

Los recortes salvajes que se están produciendo en nuestro país, en todas las ramas de la cultura, conllevan la precarización del sector y de forma especial de los elementos más débiles de la cadena: artistas y proyectos culturales independientes.

Cada recorte implica precarizar aún más las formas de producción ya de por sí ahogadas por una visión caduca y elitista de lo que es la cultura. La cultura independiente crea riqueza inmaterial, pero también material y asfixiarla supone no sólo un empobrecimiento cultural sino también económico.


Cada cierre de espacio, cada proyecto abandonado por falta de recursos, supone un cortocircuito en el tejido cultural de una comunidad.

¡APOYEMOS LA CULTURA!
 

espacio web diseñado por _ personalizaTUblog _ { personalizatu.blogspot.com }